El éxito de un proyecto depende de la correcta gestión del mismo por lo que adaptar las mejores prácticas es imprescindible para que lleguen a buen puerto.