¿Pago recurrente o pago único?

¿Qué tipo de pago puedo incorporar en la empresa? Optar por los pagos recurrentes mejora la facturación mensual, una opción para la incorporación de este tipo de pago es añadir algún tipo de beneficio futuro para nuestros clientes.
Elvira Carrasco
28 September, 2020

Cuando hablamos de pago único nos referimos a los pagos producidos por bienes o servicios de un solo pago. Los productos tangibles suelen ser de pago único, como la venta de productos o instalaciones de equipos.

Los pagos recurrentes, son aquellos que se realizan de forma periódica por un servicio. Ejemplo de pagos recurrentes son las suscripciones de plataformas de contenido, alquileres o facturas de teléfonos, normalmente son pagos que el cliente abona la misma cantidad todos los meses (o el periodo que esté establecido en el contrato de adquisición del servicio).

 

Índice de contenidos

1- ¿Qué tipo de pago utilizo para mi empresa?

2- Tipos de pagos recurrentes

3- Incorporar pagos recurrentes en mi negocio

4- Pagos recurrentes a mis proveedores

5- Pagos recurrentes SEPA

 

1. ¿Qué tipo de pago utilizo para mi empresa?

Está claro que si solo vendes productos tangibles que no requieran de mejoras o mantenimientos, utilizarás pagos únicos. Pero si tienes opción de prestar un servicio, y además añadir algún tipo de beneficio futuro para tus clientes, como mantenimientos preventivos o mejoras del producto, deberías utilizar los pagos recurrentes. También los servicios digitales suelen optar por el pago recurrente.

¿Por qué es buena idea el pago recurrente?

Una de las grandes ventajas de utilizar el pago recurrente son los ingresos periódicos que se suman a los ingresos generados por las ventas nuevas mensuales.

Además, normalmente se suelen realizar por domiciliación bancaria, que reduce el riesgo de impago, aumenta el tiempo medio de permanencia de cada cliente, y te permite darle una escalabilidad a tu empresa, mejorando tus servicios y fidelizando a tus clientes.

2. Tipos de pagos recurrentes

Los pagos recurrentes pueden ser clasificados de diversas formas, por su periodicidad (plazos regulares, semanales, mensuales, trimestrales, anuales, etc) o por su sistema de facturación, según si se facturan antes o después de la utilización del servicio o producto.

  • Cobros recurrentes de prepago: Pagos regulares que se hacen antes de la prestación del servicio, como el alquiler de un local, plataformas digitales o sistemas de facturación.
  • Cobros recurrentes de postpago: Son aquellos con una facturación recurrente después de que el servicio haya sido prestado, como los servicios de telefonía. 
  • Cobros recurrentes evolutivos: Son aquellos que incrementan su precio después de un determinado tiempo. Este tipo de facturación recurrente se aplica a los servicios que han sido contratados con algún tipo de oferta, una vez que la oferta ha concluido, los cobros incrementan. Es utilizado también por las compañías de teléfonos, seguros o plataformas digitales.

 

3. Incorporar pagos recurrentes en mi negocio

Si decides incorporar los pagos de forma recurrentes en tu empresa, tienes que estudiar la mejor forma de automatizarlos y no aumentar la carga de trabajo administrativo.

Si generas 10, 100 o 1000 facturas mensuales, crearlas una por una de forma manual consume una gran cantidad de recursos humanos. Por ello, debes incorporar un programa para generar facturas recurrentes de forma automática.

Cuando generas una factura recurrente con un mismo servicio o producto pero para diferentes clientes, lo suyo es que software utilizado te permita seleccionar a todos los clientes que quieres facturar ese servicio/producto, la fecha de inicio y final de la facturación recurrente, tipo de periodicidad, a quien se le debe de enviar, o el formato de la factura (valorado, sin valorar, con impuestos, etc), y todo ello, con las diferentes tarifas de cada cliente.

 

En STEL Order, por ejemplo, dispones de la funcionalidad de Tareas automáticas, que te permite realizar todo lo mencionado anteriormente y muchas más opciones, como realizar los mantenimientos periódicos en base a sus garantías.

 

4. Pagos recurrentes a mis proveedores

Muchas empresas tienen pagos recurrentes a proveedores, pago de alquileres mensuales, o pago de servicios de asesorías o agencias, lo que provoca una cantidad de recibos que se acumulan encima de la mesa y aumentan el trabajo administrativo de nuestros empleados o asesores.

Una de las soluciones para el ahorro de papeleo, es generar también las facturas de proveedor de forma recurrente, en el mismo software de facturación donde gestionamos nuestras ventas y facturas. De esta forma, evitas la pérdida de documentos  y ahorras tiempo a la hora de trabajar con un asesor, el cual puede tener acceso a toda esa documentación de una forma fácil y rápida.

Tener la gestión de facturación y de compras en un mismo programa, nos ayuda a optimizar los informes de flujo de caja.

 

5. Pagos recurrentes SEPA

Una remesa es un recibo domiciliado para cobrar a tus clientes una compraventa de cualquier tipo de producto o servicio. La remesa SEPA, es el conjunto de recibos que entregamos a nuestro banco, para gestionar el cobro de todos los recibos de una sola vez.

Cuando generamos facturas de forma recurrente a nuestros clientes y tenemos que realizar la domiciliación de pagos automáticos, debemos de tener un software que los genere de forma automática, ya que de lo contrario, la carga administrativa puede llegar a desbordarse quedando recibos sin cobrar, por simples errores como pérdidas de documentos.

Síguenos: 

También te puede interesar…

Prueba GRATIS el Software ERP de Gestión que tu empresa necesita, con toda la ayuda que necesites

Share This