Seleccionar página

Cómo registrar una marca para tu empresa

En este artículo explicamos todas las vías posibles para que puedas crear tu marca, nombre o logotipo comercial. Y la nueva información sobre leyes de registro de marcas en España.
Ismael Morales
28 June, 2021

Cuando se crea una nueva empresa, es conveniente registrar la marca bajo cuya denominación se dé a conocer y se comercialicen los nuevos productos o servicios. A continuación, vamos a ahondar en todos los detalles relativos a las marcas y nombres comerciales, así como a aprender cómo registrar una marca y cómo registrar un nombre comercial.

 

¿Qué es una marca comercial?

 

Se entiende por marca comercial a todo el compendio o combinación de palabras, logotipos, imágenes y demás elementos originales, que sirven para identificar un producto o un servicio en el mercado (de cara a los clientes o consumidores).

Por ejemplo, Gelocatil es la marca comercial bajo la que el Grupo Ferrer comercializa el paracetamol; la bebida refrescante de extractos Coca Cola, comercializada por The Coca Cola Company, con su característico logotipo, también es otro ejemplo de marca comercial.

 

¿En qué se diferencia una marca de un nombre comercial?

 

Existe una diferencia sutil entre los conceptos de marca y nombre comercial: por un lado, la marca es el símbolo distintivo de un bien o servicio que se comercializa en el mercado y, por otro lado, el nombre comercial es el identificador con el que una sociedad mercantil opera en el mercado, de cara diferenciar su actividad de la de otras empresas similares.

Repasando los ejemplos anteriores, vemos que tanto Gelocatil como Coca Cola son nombres comerciales, pero que no hacen alusión alguna ni coinciden con el nombre comercial de las empresas que los desarrollan y comercializan.

De hecho, cada empresa puede registrar tantas marcas comerciales como desee, en función de los distintos productos o servicios que venda: así, por ejemplo, los fabricantes de automóviles registran el nombre de cada uno de los modelos que venden (Volkswagen Golf, Volkswagen Passat, Opel Astra, Opel Corsa…).

 

¿En qué se diferencia un nombre comercial de una denominación social?

 

Para establecer esta distinción, tenemos que abandonar el ámbito del comercio y sumergirnos de lleno en el mundo jurídico: cuando una sociedad se constituye y se da de alta en el Registro Mercantil, es necesario que adquiera una denominación social. Registrar el nombre de la empresa no tiene nada que ver con registrar un nombre comercial.

Aparte de dicha denominación social, la empresa puede adoptar un nombre comercial que sea más sencillo de recordar y que evoque, por ejemplo, la naturaleza de los productos o servicios que desarrolla o comercializa.

No es un trámite obligatorio, pero hay empresas que optan por registrarse bajo un nombre comercial más impactante que el nombre que las identifica jurídicamente a efectos registrales.

 

¿Quieres registrar una marca? Quizás también te interese leer sobre cómo gestionarla con un ERP: ¿Qué es un erp? y tipos de ERP

 

¿Cómo se puede saber si una marca ya está registrada?

 

En España, el organismo encargado del registro de las marcas comerciales es la OEPM (Oficina Española de Patentes y Marcas), una entidad que actúa en dependencia del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Cuando una marca vaya a ser registrada, será obligatorio primero que el interesado consulte en el sitio web de la OEPM su disponibilidad, a través del directorio de marcas registradas; también es conveniente consultar el directorio de la EUIPO (Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea). Es fácil comprender que será altamente probable que una solicitud que contenga una marca comercial con un nombre muy similar a otra ya existente pueda ser rechazada.

En general, el ámbito de validez de estos registros se extiende al territorio donde tienen jurisdicción: así, la OEPM es de ámbito nacional y la EUIPO, de ámbito europeo. Es importante tener esto en consideración, puesto que los derechos que se obtienen al registrar una marca solamente se aplican al territorio donde el organismo encargado tenga potestad, por lo que, por ejemplo, si se pretende registrar un nombre comercial para vender el producto o servicio fuera de España o de la UE, habrá que contactar con las entidades encargadas de este registro en los territorios correspondientes.

 

¿Cómo registrar una marca en España?

 

El proceso de registrar una marca comercial comienza con la formulación de una solicitud a la OEPM, que ha de incluir todos los elementos que la conformen (nombre, logotipos, imágenes, música…); se nos cobrará una tasa por este trámite y hay que adjuntar el comprobante del pago a la solicitud.

La documentación se hace llegar a la OEPM a través de algún centro regional de información de propiedad industrial, cuya competencia recae en cada comunidad autónoma; también se admiten solicitudes procedentes de oficinas de correos, pero, para que tengan efecto, deben ser certificados, en sobre abierto y con acuse de recibo.

Acto seguido, la OEPM revisará la solicitud y resolverá sobre ella, entregando al solicitante un resguardo con el identificador de la solicitud: desde entonces, se abre un plazo mínimo de 30 días para que la oficina de patentes incorpore la marca comercial al directorio de marcas registradas de España.

El procedimiento no acaba aquí, puesto que existe otro periodo intermedio de dos meses, en el que la solicitud de la marca pasará por un registro intermedio: el BOPI (Boletín Oficial de la Propiedad Intelectual).

¿Por qué se hace esto? Para dar a otras figuras o entidades la oportunidad de oponerse al registro, por considerar que se asemeja demasiado al suyo aun a pesar de la resolución favorable de la OEPM, o por considerar que están siendo víctimas de un plagio. Si esto ocurriera, el plazo para el registro definitivo se vería sensiblemente dilatado.

Por lo tanto, si mientras la marca comercial permanece en el BOPI alguien revocase el registro, el solicitante tendrá que presentar una alegación a la OEPM para justificar su solicitud, y esperar de nuevo la resolución de la oficina de patentes.

Transcurridos los dos meses, y en el caso de que esto no ocurra, la oficina de patentes expedirá una certificación oficial que tendrá validez durante los siguientes diez años; será necesario renovar en ese momento el registro de la marca (si se desea), abonando de nuevo la tasa correspondiente.

Hay que recalcar que esta oposición también la puede hacer un solicitante que ya tenga alguna marca registrada en la OEPM, si tuviera conocimiento de que alguien intenta registrar una marca demasiado parecida a la suya: la protección jurídica del registro de marcas se extiende a todos los solicitantes.

 

¿Cómo registrar una marca online?

 

Afortunadamente, existe un método alternativo (y recomendado) para registrar una marca comercial en España: el registro online a través de la Sede Electrónica de la OEPM. Este procedimiento supone un ahorro de tiempo, de desplazamientos físicos y de impresión de documentos.

La parte en la que esta etapa sustituye a la modalidad presencial es en la presentación de la solicitud y el envío de la documentación con todos los elementos de la marca: en el mencionado sitio web, se trata de pinchar en el icono Solicitud de Marcas y seguir los pasos (también se permite el pago de las tasas en la sección Pagos).

 

¿Cuánto cuesta registrar una marca?

 

La tasa que cobra la oficina de patentes por registrar y renovar una misma marca comercial es de alrededor de 144 euros. Esta cuantía se define anualmente en los PGE (Presupuestos Generales del Estado).

Por último, esta información puede ser de interés para quienes deseen registrar varias marcas: si la misma empresa desea registrar más de una marca, el precio de la tasa se reduce hasta los aproximadamente 93 euros para la segunda y subsiguientes marcas, aunque esta cuantía también está sujeta a futuros cambios en los PGE anuales.

 

¿Qué tipo de protección tiene una marca registrada?

 

Al registrar una marca comercial, su propietario ostentará una serie de derechos de explotación que le protegerán ante el uso indebido de terceros: la marca comercial es un elemento que, al igual que las patentes, está sometido a las leyes sobre la propiedad intelectual.

De este modo, nadie más podrá valerse de ninguno de los elementos comprendidos en una marca registrada con fines lucrativos: para que esto sea posible, el propietario de la marca deberá extender licencias de uso a terceros. Y quien desee emplear la marca comercial para obtener algún tipo de rédito económico, deberá pagar al propietario una tasa en concepto de derechos de propiedad intelectual.

 

 

Una vez has registrado tu marca y comiences a tener clientes es muy importante que te centres en lo realmente importante. Ten bajo control tu facturación con el programa de facturación mejor valorado de España. 

 

Registro de nombres comerciales y logotipos

 

¿Cómo se registra un nombre comercial?

 

Los pasos de registro de un nombre comercial son análogos a los de una marca comercial: si bien el concepto es diferente, la operativa no lo es.

De hecho, es igualmente necesario investigar previamente en los sitios web de la OEPM y de la EUIPO, y cerciorarse de que no exista ya algún nombre comercial igual o similar al que se desea registrar; es evidente que se recomienda elegirlo en consecuencia a los resultados de la búsqueda.

Los trámites oficiales empiezan con la cumplimentación y presentación de la solicitud de registro de nombre comercial en la OEPM, abonando la mencionada tasa y adjuntando el comprobante del pago en la documentación aportada. Recordemos que este trámite también puede ser realizado online a través de la Sede Electrónica de la OEPM.

Cuando la oficina de patentes reciba la solicitud, procederá a valorarla y abrirá un proceso idéntico al del registro de la marca comercial en cuanto a forma y plazos: mínimo de 30 días para contestar con el identificador de solicitud, dos meses de permanencia en el BOPI para dar la opción a terceros a que se opongan, y concesión definitiva del registro con su consiguiente renovación cada diez años.

 

¿Cómo se registra un logotipo?

 

Si lo que se desea es registrar un logotipo de forma independiente, tenemos que advertir que no hay cambios ni en el procedimiento ni en las tasas. De ahí la recomendación de incorporar todos los logotipos al principio, en el momento del registro de la marca comercial, porque cada logotipo sucesivo que se desee añadir deberá seguir el mismo itinerario en cuanto a forma, precio y plazos.

No obstante, es muy habitual que las grandes empresas renueven frecuentemente sus logotipos para adecuarlos a sus estrategias de marketing, por lo que les compensa iniciar de nuevo todo el proceso de registro frente a los beneficios que esperan conseguir tras hacerlo.

 

¿Qué dicen las nuevas leyes sobre el registro de marcas en España?

 

La nueva Ley de Marcas entró en vigor el 14 de enero de 2019, fruto del texto aprobado el 21 de diciembre de 2018 en el Real Decreto-ley 23/2018, que consiste en una trasposición de una directiva europea en las leyes españolas.

Según estas disposiciones:

  1. Ya no es necesario incorporar una representación gráfica del concepto de la marca en la solicitud.
  2. Se clarificó la diferencia conceptual entre marca y nombre comercial.
  3. Se añadió la opción de que el solicitante, al encontrar oposición por parte de un tercero durante el registro de la marca, exija a este una prueba de uso.
  4. Se fijó en 5 años el tiempo mínimo que debe haber permanecido registrada una marca para que un tercero trate de revocarla, de no haberlo hecho mientras esta permaneció inscrita en el BOPI.
  5. Se concedió al titular de la marca registrada el derecho a detener el tráfico de mercancías comercializadas dentro de España bajo su denominación y que procedan de otros países extranjeros.
  6. Se incorporaron los derechos de intervención como una herramienta con la que el propietario de la marca pueda defenderse en caso de haberse violado sus derechos.

Prácticamente a cualquier sociedad mercantil le conviene registrar sus marcas comerciales para diferenciarse en el mercado y calar en la mente de los clientes y consumidores, pero también para obtener la debida protección jurídica ante posibles violaciones de su uso por parte de otras personas físicas o jurídicas.

Síguenos: 

También te puede interesar…

Ampliación de capital
Ampliación de capital

Una ampliación de capital es una operación mediante la que una sociedad mercantil incrementa sus propios recursos aumentando el número o el valor nominal de las acciones. En este artículo explicamos más sobre la ampliación de capital

Fondo de maniobra
Fondo de maniobra

Dedicamos este artículo a uno de los dos indicadores financieros que miden la solvencia de las empresas. Explicamos qué es el fondo de maniobra, cómo calcularlo y cómo se debe interpretar.

Cash Flow
Cash Flow

El Cash Flow es un importante indicador de la contabilidad de una empresa, en este artículo explicamos qué es, cómo se calcula y los tipos de cash flow.

Prueba GRATIS el Software ERP de Gestión que tu empresa necesita, con toda la ayuda que necesites

Share This